Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 diciembre 2011

De un litonero a la puerta de casa, que nos da buena sombra en verano pero en invierno deja que el sol caliente la fachada, hemos colgado un comedero para pájaros. A su vera y entre los tréboles, hemos preparado tambien un pequeño estanque.

El estanque ha venido siendo utilizado por diversos pájaros para darse baños. O al menos era así hasta hace un par de meses, ahora parece que con el frío lo utilizan menos.

Pero ese mismo frío ha hecho que las semillas que dejamos en el comedero sean un reclamo poderoso.

Quien más aprecio está haciendo de nuestros donativos es una familia de 8 carboneros (http://es.wikipedia.org/wiki/Parus_major).

El carbonero común es un ave de tamaño menor que un gorrión, de colores llamativos y atractivos, muy habilidosa para vuelos kamikaze y funambulismos diversos entre las ramas… y que hace aprecio de gourmet si encuentra unos cacahuetes, almendras o nueces peladas en el comedero. Los 8 carboneros en cuestión que gustan de visitarnos se dedican a aterrizar en el comedero como exhalaciones, tomar con el pico una pieza de alimento, y subir como cohetes a las ramas altas del litonero. Uno tras otro en series perfectamente sincronizadas. Todo ello acompañado de una gran variedad de piídos y gorjeos.

Carbonero común (Parus major)

Carbonero común (Parus major)

Por demás, ya nos hemos acostumbrado los unos a los otros, y con las confianzas se han relajado las normas y la etiquette. En el caso de los carboneros, al principio esperaban pacientemente a que les pusieramos semillas; pero a estas alturas ya han pasado a tomar la iniciativa y venir al cristal de la ventana a llamar y hacer monerías para ser atendidos.

La verdad es que son muy desinhibidos y graciosos…

Por nuestra parte hemos aprovechado la relajación de costumbres para sacar la cámara y tratar de conseguir algunas fotos.

En el caso de esta foto, he utilizado una Canon EOS 7d y el teleobjetivo Canon 100-400.

El truco para sacar fotografías de detalle de las aves que nos rodean es a menudo ingeniárselas para acercarse lo suficiente… o como en este caso, dejar que sean ellas las que se acerquen.

Con unos cacahuetes, quedamos todos contentos; los carboneros comen, nosotros fotografiamos y observamos sus costumbres.

Anuncios

Read Full Post »