Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Fotografía’ Category

Petirrojo (Erithacus rubecula)

Petirrojo (Erithacus rubecula)

Anuncios

Read Full Post »

¿Qué se debe sentir al meterse dentro de una cueva, lo suficientemente profunda como para que no lleguen en absoluto la luz ni el sonido exteriores, y entonces apagar la linterna y quedarse inmóvil durante un tiempo?

Estalactitas + murciélago

Estalactitas + murciélago. Click para tamaño completo

Murciélagos de herradura

Murciélagos de herradura. Click para tamaño completo

Read Full Post »

De un litonero a la puerta de casa, que nos da buena sombra en verano pero en invierno deja que el sol caliente la fachada, hemos colgado un comedero para pájaros. A su vera y entre los tréboles, hemos preparado tambien un pequeño estanque.

El estanque ha venido siendo utilizado por diversos pájaros para darse baños. O al menos era así hasta hace un par de meses, ahora parece que con el frío lo utilizan menos.

Pero ese mismo frío ha hecho que las semillas que dejamos en el comedero sean un reclamo poderoso.

Quien más aprecio está haciendo de nuestros donativos es una familia de 8 carboneros (http://es.wikipedia.org/wiki/Parus_major).

El carbonero común es un ave de tamaño menor que un gorrión, de colores llamativos y atractivos, muy habilidosa para vuelos kamikaze y funambulismos diversos entre las ramas… y que hace aprecio de gourmet si encuentra unos cacahuetes, almendras o nueces peladas en el comedero. Los 8 carboneros en cuestión que gustan de visitarnos se dedican a aterrizar en el comedero como exhalaciones, tomar con el pico una pieza de alimento, y subir como cohetes a las ramas altas del litonero. Uno tras otro en series perfectamente sincronizadas. Todo ello acompañado de una gran variedad de piídos y gorjeos.

Carbonero común (Parus major)

Carbonero común (Parus major)

Por demás, ya nos hemos acostumbrado los unos a los otros, y con las confianzas se han relajado las normas y la etiquette. En el caso de los carboneros, al principio esperaban pacientemente a que les pusieramos semillas; pero a estas alturas ya han pasado a tomar la iniciativa y venir al cristal de la ventana a llamar y hacer monerías para ser atendidos.

La verdad es que son muy desinhibidos y graciosos…

Por nuestra parte hemos aprovechado la relajación de costumbres para sacar la cámara y tratar de conseguir algunas fotos.

En el caso de esta foto, he utilizado una Canon EOS 7d y el teleobjetivo Canon 100-400.

El truco para sacar fotografías de detalle de las aves que nos rodean es a menudo ingeniárselas para acercarse lo suficiente… o como en este caso, dejar que sean ellas las que se acerquen.

Con unos cacahuetes, quedamos todos contentos; los carboneros comen, nosotros fotografiamos y observamos sus costumbres.

Read Full Post »

Atardecer

Desde que comenzó el otoño, los atardeceres delante de nuestra casa se han ido haciendo más y más bonitos.

El sol se vuelve dorado primero, rojo despues, pegado ya al horizonte, y crea unos juegos de luz espectaculares los días que hay nubes en el cielo.

Según hemos dejado atras septiembre y octubre, la calidad de la luz es distinta, menos dorada y más rojiza. Quizá menos espectacular, pero aún nos deja cielos muy bonitos con las luces en el cielo y las nubes, contrastando contra las siluetas que se apoderan del terreno.

Sunset II. Click para tamaño completo.

Sunset II. Click para tamaño completo.

Read Full Post »

Sierra de Guara

Una de las presencias más cotidianas por estos lares… aunque no siempre tan de cerca 🙂

 

Click para tamaño completo

Buitre común o leonado

Read Full Post »

Ya desde la primavera temprana, en cuanto cae el sol, es posible escuchar el canto del autillo (Otus scops).

Se trata de una pequeña rapaz nocturna del tamaño de un mochuelo, migradora (se va en invierno al África subsahariana), que resulta mucho más fácil de escuchar que de ver.  Incluso en muchas ciudades es posible deleitarse con el canto de esta ave, al parecer les basta con que haya algunos parques y superficies arboladas para hacer de las ciudades su hogar.

Concretamente esta primavera hemos tenido la oportunidad de escuchar autillos todas las noches. Y lo cierto es que su canto tiene un gran atractivo; su monotonía y repetitividad resultan evocadores, un ritmo casi hipnótico que llega hasta lo más profundo. Uno no se cansa de escucharlo.

Y estaba ya resignado a que fuera su voz lo único que yo conociera de los autillos cuando el otro día, antes de acostarnos… empezamos a oír cantar un autillo tan cerca que parecía que se nos había metido en casa.

Sin perder tiempo, salimos con una linterna para tratar de echarle al menos una ojeada, convencidos de que en cuanto abriéramos la puerta se iba a hacer el silencio, y que nuestro visitante se alejaría discretamente sin darnos la oportunidad de verlo.

Pero no, por lo visto este autillo había decidido que esa noche le tocaba ofrecer una performance en nuestro jardín, y que le daba lo mismo lo que hiciéramos los demás. Efectivamente, conseguimos encontrarle entre el follaje del litonero a la puerta de casa, y el siguió canta que te canta. Me falto tiempo entonces para volver a casa, montar el flash y un tele en la cámara, e intentar fotografiarlo.

Esta es la mejor foto que conseguí:

Autillo (Otus scops)

Click para tamaño completo

Viendo la foto, y con retrospectiva, me hubiera gustado poder fotografiarle de cuerpo completo, y con las ‘orejas’ desplegadas.

Sin embargo, dado que era noche cerrada y que nuestro autillo cantaba desde lo más profundo del follaje (con lo que conseguir enfocar adecuadamente resultó complicado), estoy satisfecho con el resultado. Además de que, !nunca había visto antes en persona a este simpático estrigiforme!

Read Full Post »

Un abejaruco, lleno de colores, y una tórtola común (que no turca), entre el amplio abanico de nuevos vecinos.

Abejaruco (Merops apiaster)

Click para tamaño completo

Tórtola común (Streptopelia turtur)

Click para tamaño completo

Read Full Post »

Older Posts »