Feeds:
Entradas
Comentarios
Petirrojo (Erithacus rubecula)

Petirrojo (Erithacus rubecula)

Y por fin llegó la nieve…

En un invierno en el que apenas han habido días de frío, ni mucho menos precipitaciones, fue una agradable sorpresa despertar ayer con la nieve a la puerta de casa.

Ayer la nieve no llegó a cuajar, pero si lo hizo hoy. Amaneció tambien nevando, esta vez copos de nieve más grande, y poco a poco fue cuajando la nieve; primero en los escalones y el rellano de la entrada, y luego por toda la era.

Esta foto la he hecho con una Canon 5D (full frame) y con el objetivo zoom 24-105/4. Debería haber cerrado el diafragma de la lente hasta f/8 pero… el café aún no me había hecho efecto 🙂

Los reflejos si me dieron, sin embargo, para compensar la exposición a EV+1, de tal manera que en la foto la nieve tiene un color blanco-nieve, como debe de ser.

Nuestra casa, nevada.

Nuestra casa, nevada.

Silencio interrumpido

¿Qué se debe sentir al meterse dentro de una cueva, lo suficientemente profunda como para que no lleguen en absoluto la luz ni el sonido exteriores, y entonces apagar la linterna y quedarse inmóvil durante un tiempo?

Estalactitas + murciélago

Estalactitas + murciélago. Click para tamaño completo

Murciélagos de herradura

Murciélagos de herradura. Click para tamaño completo

Calamón común

En primavera del año pasado me dejé caer por la Laguna de Sariñena (ver aquí), y de las 3 especies de aves más singulares que se dan cita en esa interesante área protegida, conseguí ver solamente una de ellas (Bigotudo).

Ayer pasé por la Laguna de nuevo, con la esperanza de ver alguna de esas 3 especies, animado sobre todo por las recientes  avistaciones de Calamón. Y tuve la suerte de ver un magnífico ejemplar de esta bonita ave.

Lo cierto es que hizo un día muy frío, con una niebla muy densa. Estuve sus buenas 3 horas a temperaturas bajo cero y quedándome calado poco a poco… Pero bueno, valió la pena; nunca antes había visto esta especie de ave.

Calamón común

Calamón común (click para tamaño completo)

Carboneros y cacahuetes.

De un litonero a la puerta de casa, que nos da buena sombra en verano pero en invierno deja que el sol caliente la fachada, hemos colgado un comedero para pájaros. A su vera y entre los tréboles, hemos preparado tambien un pequeño estanque.

El estanque ha venido siendo utilizado por diversos pájaros para darse baños. O al menos era así hasta hace un par de meses, ahora parece que con el frío lo utilizan menos.

Pero ese mismo frío ha hecho que las semillas que dejamos en el comedero sean un reclamo poderoso.

Quien más aprecio está haciendo de nuestros donativos es una familia de 8 carboneros (http://es.wikipedia.org/wiki/Parus_major).

El carbonero común es un ave de tamaño menor que un gorrión, de colores llamativos y atractivos, muy habilidosa para vuelos kamikaze y funambulismos diversos entre las ramas… y que hace aprecio de gourmet si encuentra unos cacahuetes, almendras o nueces peladas en el comedero. Los 8 carboneros en cuestión que gustan de visitarnos se dedican a aterrizar en el comedero como exhalaciones, tomar con el pico una pieza de alimento, y subir como cohetes a las ramas altas del litonero. Uno tras otro en series perfectamente sincronizadas. Todo ello acompañado de una gran variedad de piídos y gorjeos.

Carbonero común (Parus major)

Carbonero común (Parus major)

Por demás, ya nos hemos acostumbrado los unos a los otros, y con las confianzas se han relajado las normas y la etiquette. En el caso de los carboneros, al principio esperaban pacientemente a que les pusieramos semillas; pero a estas alturas ya han pasado a tomar la iniciativa y venir al cristal de la ventana a llamar y hacer monerías para ser atendidos.

La verdad es que son muy desinhibidos y graciosos…

Por nuestra parte hemos aprovechado la relajación de costumbres para sacar la cámara y tratar de conseguir algunas fotos.

En el caso de esta foto, he utilizado una Canon EOS 7d y el teleobjetivo Canon 100-400.

El truco para sacar fotografías de detalle de las aves que nos rodean es a menudo ingeniárselas para acercarse lo suficiente… o como en este caso, dejar que sean ellas las que se acerquen.

Con unos cacahuetes, quedamos todos contentos; los carboneros comen, nosotros fotografiamos y observamos sus costumbres.

Atardecer

Desde que comenzó el otoño, los atardeceres delante de nuestra casa se han ido haciendo más y más bonitos.

El sol se vuelve dorado primero, rojo despues, pegado ya al horizonte, y crea unos juegos de luz espectaculares los días que hay nubes en el cielo.

Según hemos dejado atras septiembre y octubre, la calidad de la luz es distinta, menos dorada y más rojiza. Quizá menos espectacular, pero aún nos deja cielos muy bonitos con las luces en el cielo y las nubes, contrastando contra las siluetas que se apoderan del terreno.

Sunset II. Click para tamaño completo.

Sunset II. Click para tamaño completo.

Sierra de Guara

Una de las presencias más cotidianas por estos lares… aunque no siempre tan de cerca 🙂

 

Click para tamaño completo

Buitre común o leonado